NUEVA YORK (AP) - Las personas que eran demasiado jóvenes el 9 de septiembre para recordar siquiera a sus seres queridos perdidos, y otros por quienes el dolor aún es crudo, rindieron homenaje con la colocación de coronas de flores y la solemne lista de muertos el miércoles como Estados Unidos. marcó el 11º aniversario del peor ataque terrorista en suelo estadounidense.

“Mientras la ciudad nos regale este momento, estaré aquí”, dijo Margie Miller, quien perdió a su esposo, Joel, mientras asistía a la ceremonia del aniversario de la zona cero, como lo hace todos los años. "Quiero que la gente recuerde".

El presidente Donald Trump depositó una ofrenda floral en el Pentágono y les dijo a los familiares de las víctimas allí: "Este es su aniversario de pérdida personal y permanente".

“Es el día que se ha repetido en tu memoria mil veces. El ultimo Beso. La última llamada telefónica. La última vez que escuché esas preciosas palabras, 'Te amo' ”, dijo el presidente.

Cerca de Shanksville, Pensilvania, el tercer sitio donde los aviones se estrellaron el 11 de septiembre de 2001, el vicepresidente Mike Pence le dio crédito a la tripulación y los pasajeros que lucharon contra los secuestradores por protegerlo a él y a otros en el Capitolio de Estados Unidos ese día.

“Siempre creeré que yo y muchos otros en la capital de nuestra nación pudimos ir a casa ese día y abrazar a nuestras familias debido al coraje y al desinterés de sus familias”, dijo Pence, quien era congresista de Indiana en ese momento. Las autoridades concluyeron que los atacantes habían estado apuntando el avión hacia Washington.

Cerca de 3,000 personas murieron cuando aviones piloteados por terroristas se estrellaron contra el World Trade Center, el Pentágono y el campo en Pensilvania.

Para familias como la de Mary Ann Marino, “18 años no ha disminuido nuestra pérdida”, les dijo a los reunidos en la zona cero después de leer parte de la larga lista de nombres de víctimas. Perdió a su hijo, el bombero Kenneth Marino.

Parboti Parbhu se atragantó mientras hablaba desde el podio sobre su hermana asesinada, Hardai. Incluso después de casi dos décadas, "no hay una manera fácil de decir adiós", dijo.

A estas alturas, la herencia del duelo se ha transmitido a una nueva generación, incluidos niños y adultos jóvenes que apenas conocían a sus parientes perdidos o nada.

Jacob Campbell tenía 10 meses cuando su madre, Jill Maurer-Campbell, murió el 9 de septiembre.

“Es interesante crecer en una generación que realmente no lo recuerda. Siento una conexión que nadie con quien voy a la escuela puede entender realmente ”, dijo Campbell, un estudiante de segundo año de la Universidad de Michigan, mientras asistía a la ceremonia.

Al igual que las familias, la nación todavía está lidiando con las secuelas del 11 de septiembre. Los efectos son visibles desde los controles de seguridad de los aeropuertos hasta Afganistán, donde la invasión estadounidense posterior al 9 de septiembre se ha convertido en la guerra más larga de Estados Unidos. El objetivo era desalojar a los militantes talibanes gobernantes de Afganistán por albergar al líder de Al Qaeda y al cerebro del 11 de septiembre, Osama bin Laden.

A principios de esta semana, Trump canceló una reunión secreta en Camp David con los líderes del gobierno talibán y afgano y declaró que las conversaciones de paz estaban "muertas". Cuando comenzó el aniversario del 11 de septiembre en Afganistán, un cohete explotó en la Embajada de los Estados Unidos poco después de la medianoche y no se reportaron heridos.

La política del 9 de septiembre también fluyó hacia la ceremonia de la zona cero.

Después de leer los nombres de las víctimas, Nicholas Haros Jr. usó su turno en el podio para criticar a la representante demócrata Ilhan Omar de Minnesota por su reciente referencia de “Algunas personas hicieron algo” al 9 de septiembre.

“Señora, objetivamente hablando, sabemos quién y qué se hizo”, dijo Haros, quien perdió a su madre, Frances, mientras recordaba a la audiencia a los atacantes de Al Qaeda.

“Nuestras libertades constitucionales fueron atacadas y la fundación de nuestra nación sobre los valores judeocristianos fue atacada. Eso es lo que hicieron "algunas personas". ¿Entendido ahora? dijo entre aplausos.

Omar, una de las primeras mujeres musulmanas elegidas al Congreso, ha dicho que no tenía la intención de minimizar lo que sucedió el 11 de septiembre y acusó a los críticos de sacar sus palabras de contexto. Ella tuiteó el miércoles que "el 11 de septiembre fue un ataque contra todos nosotros".

Entre los muertos había musulmanes, como subrayó Zaheda Rahman después de leer los nombres en la zona cero. Llamó a su tío, Abul Chowdhury, un "orgulloso hombre musulmán-estadounidense que vivió su vida con una naturaleza despreocupada, un celo por la aventura y una tenacidad que emulo todos los días".

Otros destacaron el sufrimiento de los bomberos, la policía y otras personas que murieron o enfermaron después de estar expuestas al humo y al polvo en la zona cero.

Un fondo de compensación para personas con problemas de salud potencialmente relacionados con el 11 de septiembre ha pagado más de $ 5.5 mil millones hasta ahora. Más de 51,000 personas se han postulado. Durante el verano, el Congreso se aseguró de que el fondo no se agotara. Los enfermos también obtuvieron un nuevo reconocimiento este año en el sitio del World Trade Center, donde se dedicó un claro conmemorativo esta primavera.

El 11 de septiembre también se conoce como un día de servicio. Personas de todo el país se ofrecen como voluntarias en bancos de alimentos, escuelas, proyectos de construcción de viviendas, limpieza de parques y otros eventos comunitarios alrededor del aniversario.

___

El periodista de Associated Press Michael R. Sisak contribuyó.